La evolución de los aires acondicionados

La historia del aire acondicionado se remonta a la época de los faraones en el antiguo Egipto, que tenían un sistema de reducción de calor mediante el enfriamiento de las piedras.

El climatizador

La idea inicial de crear un aparato eléctrico, conocido hoy en día como climatizador, fue idea del ingeniero americano Willis Carrier, cuando en 1902 creó el primer aire acondicionado para intentar resolver un problema de humedad que provocaba que todas las páginas de las revistas de la imprenta en la que trabajaba se arrugaran. Este primer aparato lo que hacía era regular la humedad del ambiente a través de un filtro de aire utilizando un sistema de pulverización de agua.

Inicialmente, a pesar del avance tecnológico que se produjo en los años 30 y 40, estos sistemas de refrigeración eran demasiado caros y grandes para poder tenerlos en domicilios particulares. Por ello, era costumbre encontrarse grandes cantidades de personas en las puertas de los cines donde se había instalado el aire acondicionado.

En un principio, se extendió la leyenda de que este dispositivo alisaba la piel y ralentizaba el envejecimiento. También hubo un aumento en el rendimiento de los trabajadores porque, al tener un ambiente fresco con respecto al exterior, los trabajadores llegaban antes y se marchaban más tarde de lo marcado inicialmente por su horario.

Los avances

La primera patente de un sistema de aire acondicionado para el hogar fue registrada en el año 1931 por Schutz y Sherman. Fue diseñado para que se instalara en los antepechos de las ventanas, viéndose desde el exterior, lo que automáticamente aumentaba el estatus de los que allí residían.

Fue en el año 1958 cuando Panasonic creó el primer aire acondicionado pensado para ser instalado en el domicilio de cualquier persona gracias a su tamaño compacto y a su facilidad de instalación en las ventanas.

En primera instancia, su diseño no era de lo más estilizado, pero fue todo un avance que podrás encontrar en https://tuclimatizaciononline.es/.

Debido a la mayor importancia que iba adquiriendo el diseño de los objetos, se ha ido evolucionando de forma paralela a los avances tecnológicos que se iban dando y también a las necesidades de los propios consumidores.

Las estadísticas te revelan que el aire acondicionado se ha asentado en nuestro día a día de una forma estable y en los países desarrollados ya se ha convertido en costumbre el poder controlar el ambiente de las habitaciones de nuestro hogar.

Hoy en día los avances de este aparato electrónico se están centrando particularmente en la eficiencia energética y en el diseño para que pueda combinar en tu domicilio con cualquier tipo de decoración, que sea una parte más del mobiliario existente.

El diseño es un aspecto muy importante a la hora de elegir el modelo que vas a incluir en tu entorno. Siempre buscamos un aire acondicionado que no tenga tubos que hagan un efecto contrario al deseado, que tenga un funcionamiento sutil sin que apenas genere molestias acústicas y que, además, sea lo más eficiente posible en cuanto al consumo de energía.

Share